ALFREDO VENDITTO


Por nuestro club han pasado grandes jugadores, algunos de ellos ídolos de la hinchada, entrenadores, dirigentes y muchos hinchas y amigos. Algunos de ellos, además del lugar que ocuparon dentro de la institución, por su personalidad, su carisma y su forma de expresar el sentir malvinense, se han transformado personajes. Y en esta categoría, uno de los más conocidos y queridos por todos es, sin lugar a dudas, Alfredo Venditto.

 

Alfredo nació en el barrio, en la Rambla y Rimac, el 16 de mayo de 1935, cuando la Rambla aún era de tosca y tenía eucaliptos numerados.

- “Esos eucaliptos estaban por donde estaba la Conaprole, porque había una Conaprole por ahí. Y más hacia Río de la Plata había dos restaurantes: La casa de los patos y La sombrilla. - ” Nos contaba Alfredo en charla que tuviéramos en la nueva parrillada del club.

“Enfrente de la casa donde nací, estaba el rancho de Gardel, que se llama . Al lado vivía Martínez Oliva, que fue uno de los presidentes más importantes del club, y en la esquina había un stud propiedad de Francisco Maschio, que era un compositor argentino.”

Empezó a ir a la cancha de Malvín de Amazonas y Mal Abrigo a los 8 años. Se iba de tardecita a ver las prácticas y, como hacen la mayoría de los chicos, le alcanzaba la pelota a los jugadores de aquel momento: los hermanos Larre Borges, Rolando Diz, los hermanos Rosso.

- “...Y tuve el honor de alcanzarle la pelota a dos olímpicos, a Eduardo Gordon y Eduardo Folle.” – Recuerda Alfedo.

 

Comenzó a entrenar en los menores de Malvín a los 14 años, dirigido por Emilio Payré. – “Payré trabajaba muy bien los fundamentos; se preocupaba por enseñar la técnica, eso caracterizó a Malvín en todas las épocas.” – nos explicaba.

Con 16 años llegó al plantel principal que era dirigido por Jorge Goldie. Allí, ya estaban jugadores como Tabaré Noguez, Curotto, Roberto Parodi, los hermanos Diz, entre otros.

 

En 1952 Malvín desciende a segunda; en el 53 es convocado a la selección de segunda de ascenso. Ese año, a poco de comenzado el federal se enfermó de paperas y estuvo quince partidos sin jugar.

Al año siguiente, Malvín consigue el ascenso a primera dirigido por Roberto Lovera y contando en sus filas, nuevamente, a Alfredo Venditto.

Durante su carrera, que se desarrolló durante veinte años, muchos fueron sus compañeros. Los que más tiempo jugaron a su lado fueron: Poconé Fossa, “Lalo” Berro, Leonidas Moltedo, “Chato” Martínez, Jorge Carcavallo, Pedro Iturralde, Roberto Parodi y Eduardo Rey.

- “Con Roberto (Parodi) y Eduardo (Rey) era con los que mejor me entendía adentro de la cancha. Roberto era un jugador muy inteligente, muy hábil, me gustaba jugar con él.” –

 

En 1956 realizó uno de varios viajes con Olivol Mundial a Santiago del Estero junto a Roberto Parodi y Oscar Moglia. – “Esos viajes los organizaba un cura, Ruben Lorenzo; viajamos varias veces a Chile.”-

 

Siendo un símbolo del equipo recibió en el plantel a varios jóvenes que, poco tiempo después serían grandes ídolos de la hinchada: Nelson Iglesia, Jorge Barbadora y más tarde Jorge González y Alfredo Santellán.

Venditto fue un gran goleador y  rebotero. Era un jugador alto para su época; pero a pesar de esto era rápido y ágil.

Su carrera la hizo enteramente en Malvín. Jugó hasta 1971 año en que el equipo obtuvo el vice campeonato. –“ Justo ese año se habían ido Percaz y Fossa, si no, Malvín era campeón”- recuerda con pena Alfredo

Luego de su retiro jugó en el equipo de veteranos de Malvín con el cual fue campeón.

También participó de la selección de veteranos que logró el título de campeón sudamericano en 1977 y 1979, y panamericano en 1980, torneos jugados en Argentina.

-“Teníamos un equipo bárbaro: Moltedo, Fossa, Moglia, Gadea, Marquez, Pissano, Piñeyro, Milton Rivero, Carlos Blixen, Leonel Moreira, Milton Sacaron.

Nos alojamos en el mismo lugar que la selección argentina campeona mundial en el 78. Y aunque parezca mentira, la medalla de campeones sudamericanos nos la entregó el General Massera.”-

 

Venditto siempre estuvo vinculado al club, y lo sigue estando hoy en día. Fue propietario de la cantina del club durante varios años hasta que en 1977 se hizo cargo de un boliche en Punta del Este y en el 79 inauguró el famoso parador de la parada 31 junto a Fossa y Barbadora, “asesorado” (dice Alfredo entre risas) por Roberto Parodi.

 

Nos habló de cómo ve al club hoy recordando también, lo que fue en otras épocas: -“es impresionante el club hoy, gracias a lo que hizo esta directiva. Es uno de los mejores clubes del país.

Pero mirá que siempre tuvimos grandes dirigentes. En 1952 teníamos la mejor cancha con tablero electrónico. Los demás tardaron 15 años en tener tablero.

Recuerdo a García Patiño, Eduardo Parodi, Horacio Vacheli. Y más acá en el tiempo, en momentos difíciles “Cacho” Canil y Gino Pelusso.”-

En cuanto a su sensación con el primer título de Liga nos expresó: -“me sentí campeón. Es cómo si hubiera estado adentro de la cancha. Todo eso me lo hicieron sentir los jugadores por lo que dieron por el equipo”-

Hace pocos días, afortunadamente, pudimos festejar otro título junto a Alfredo y a todos los hinchas de Malvín.

Alfredo Venditto fue, no sólo un jugador de gran calidad técnica, fue un símbolo del club tanto adentro como afuera de la cancha. Jugó durante dos décadas en el equipo y aún hoy sigue concurriendo a los partido y colaborando con el club.



 Autor: Fernando Abarte
comentarios powered by Disqus


Club Malvín Basquetbol | Avda. Legrand 5163 y Avda. Rivera | Tel. 2613 4147*
Sitio desarrollado por AYRMIX